Acabado el cobre, ahora empezamos con los raíles. O cómo se desmantela una línea ferroviaria histórica paso a paso.

Queridos lectores de todas partes del mundo:

He escrito varias entradas con respecto al tema. Me he indignado al verlo en persona. Desconozco quien/quienes son los responsables del “trabajo”. Los denunciaría si tuviera la más mínima sospecha. Desde aquí hago un llamamiento a que se pare de una vez el espolio de esta línea ferroviaria histórica que unía las poblaciones de Ponferrada y Villablino. No podemos consentir que unos vándalos que lo único que buscan es dinero fácil, acaben por derruir la historia del Ponfeblino.

Desde la JCyL dicen que no son responsables por temas legales y bla bla bla. Pero digo yo ¿Acaso no hay manera de aprobar una partida alzada, un dinero, para poder colocar un poco de vigilancia? ¿Tan caro podría ser tener un par de personas que vigilaran lo poco que queda de estaciones y línea? No lo creo. Conozco el sector de la seguridad privada y eso son cuatro perras. El problema es que hay 0 interés en el tema. Cero.

Las asociaciones ferroviarias se tiran de los pelos cuando ven como se destruye día tras día el patrimonio de todos los bercianos sin poder hacer nada más que protestar. El tema de las competencias se las arrojan Junta de Castilla y León y el administrador concursal de los restos de la compañía minera. Todo ha quedado en el “limbo de los recuperadores”, que es el tiempo suficiente para que éstos últimos consigan recuperar todo el cobre, el acero y si hace falta hasta los azulejos del baño de las estaciones.

Cuando el tema legal se aclare, de la línea Ponferrada-Villablino solo quedarán ruinas. Y  a la historia del Bierzo me remito cuando hago tal afirmación. Si lo que pretende la administración es conseguir una “vía verde” para pasear el perrete tranquilamente, que lo digan y ya está. Pero que no hagan el paripé porque destruyen la ilusión de muchas personas, grandes aficionados al ferrocarril de todos los tiempos, del Bierzo, de Estados Unidos y hasta de la Argentina. Porque les recuerdo, que cuando esta línea estaba operativa en sus últimos tiempos del vapor, venían personas de todas partes del mundo para observar lo que aquí teníamos. Eso que quede muy claro. Si esa línea se hubiera administrado correctamente, ahora no estaríamos en Fitur enseñando un botillo y unas castañas. Además, enseñaríamos una línea de setenta kilómetros con tracción vapor. Una auténtica joya en sus tiempos. Y no hace tanto tiempo de ello. No muchas ciudades en el mundo pueden ir a Fitur a exponer su línea de vapor. El Bierzo pudo ser una de ellas. Pero como siempre, la historia se repite, y una vez más nos ha puesto a cada uno en nuestro lugar: a los pobres en la cola de reclamaciones y a los que mandan, en la ventanilla de “hoy no se atiende, mañana si”.

Podéis comprobar en los enlaces que pongo abajo, lo que está sucediendo ahora mismo con los raíles del Ponfeblino. Como esto no pare, terminarán por robar los viaductos que sean metálicos.

Salu2.

Infobierzo

Diario de León

 

Anuncios

La estación de Cubillos del Ponferrada-Villablino, un año después.

Pues si. La historia se repite, una vez más. Efectivamente, día tras día este legado de la historia del Ferrocarril en el Bierzo se descompone y se expolia. Muy buenas intenciones de los políticos, muy buenas palabras de las asociaciones, y buen rollito en general. Mientras tanto, los amigos de lo ajeno se han dado un festín. Mi primera parada ha sido mi amiga la ALCO 1006. Nada más pasar por delante uno se da cuenta que algo no va bien. Los focos delanteros están rotos y las puertas de mantenimiento todas abiertas.

La locomotora ha sufrido vandalismo y ahora mismo los “recuperadores” están investigando como hacerse con el cobre presente en su generador eléctrico. Han sacado el gas-oil, desmontado todo el cobre de la cabina, utilizando para ello martillos o piedras (no se) dejando su interior totalmente inutilizado, roto cristales allá donde los había, han desmontado incluso las tapas laterales de los cilindros, por si dentro encontraban algo que arrapiñar. Una verdadera lástima. Esta pobre señora ha sido violada y nadie ha movido un dedo por ella. Ni siquiera yo.

Sigue leyendo

La estación de Cubillos del Ponferrada-Villablino.

La historia es lo que uno puede contar de acontecimientos pasados. A veces queda escrita en papel. A veces queda reflejada en imágenes. A veces, se tira de la cadena y se espera que desaparezca sin embozar el retrete. La historia, por norma general, suele tratarnos bien. Nos ayuda en momentos de duda, de indecisión. Cuando uno revisa la historia de instalaciones, de fábricas,o de complejos productivos de otros países puede encontrar desde sitios que parece que pudieran funcionar de nuevo con solo apretar un botón, hasta sitios que parecen sacados de una novela de suspense. En un momento dado alguien se acuerda de que allí había un molino de harina hidráulico, o una fundición, o vete a saber qué de los tiempos pasados. Ya es demasiado tarde. Ya pasaron los reyes del cobre y el acero.

Recientemente me he dado un paseo por aquí. Fruto de la quiebra de Coto Minero, nos encontramos con material rodante de la antigua empresa minera. Las tolvas con quince años de vida, se pueden contar por decenas. Aparecen abandonadas a su suerte. Lo mismo podemos decir de la ALCO 1006, locomotora diésel que está ahí durmiendo un extraño sueño y sorprendentemente intacta a pesar de  no existir ninguna vigilancia del recinto.

20160126_165034

El edificio de la estación conoció tiempos mejores, aunque lo que es su estructura está más o menos intacta. Su interior deja bastante que desear pues los “amigos del cobre” ya han pasado por aquí antes que yo para “reciclar” todo lo que fuera de interés. Navegando un poco por la web he encontrado un término incluso mejor que el reciclaje para todos estos personajes que se dedican al “reciclado”: Se les denomina recuperadores. Jerga de exploradores de abandonos supongo.

Sigue leyendo