La estación de Cubillos del Ponferrada-Villablino, un año después.

Pues si. La historia se repite, una vez más. Efectivamente, día tras día este legado de la historia del Ferrocarril en el Bierzo se descompone y se expolia. Muy buenas intenciones de los políticos, muy buenas palabras de las asociaciones, y buen rollito en general. Mientras tanto, los amigos de lo ajeno se han dado un festín. Mi primera parada ha sido mi amiga la ALCO 1006. Nada más pasar por delante uno se da cuenta que algo no va bien. Los focos delanteros están rotos y las puertas de mantenimiento todas abiertas.

La locomotora ha sufrido vandalismo y ahora mismo los “recuperadores” están investigando como hacerse con el cobre presente en su generador eléctrico. Han sacado el gas-oil, desmontado todo el cobre de la cabina, utilizando para ello martillos o piedras (no se) dejando su interior totalmente inutilizado, roto cristales allá donde los había, han desmontado incluso las tapas laterales de los cilindros, por si dentro encontraban algo que arrapiñar. Una verdadera lástima. Esta pobre señora ha sido violada y nadie ha movido un dedo por ella. Ni siquiera yo.

Sigue leyendo

Anuncios

La estación de Cubillos del Ponferrada-Villablino.

La historia es lo que uno puede contar de acontecimientos pasados. A veces queda escrita en papel. A veces queda reflejada en imágenes. A veces, se tira de la cadena y se espera que desaparezca sin embozar el retrete. La historia, por norma general, suele tratarnos bien. Nos ayuda en momentos de duda, de indecisión. Cuando uno revisa la historia de instalaciones, de fábricas,o de complejos productivos de otros países puede encontrar desde sitios que parece que pudieran funcionar de nuevo con solo apretar un botón, hasta sitios que parecen sacados de una novela de suspense. En un momento dado alguien se acuerda de que allí había un molino de harina hidráulico, o una fundición, o vete a saber qué de los tiempos pasados. Ya es demasiado tarde. Ya pasaron los reyes del cobre y el acero.

Recientemente me he dado un paseo por aquí. Fruto de la quiebra de Coto Minero, nos encontramos con material rodante de la antigua empresa minera. Las tolvas con quince años de vida, se pueden contar por decenas. Aparecen abandonadas a su suerte. Lo mismo podemos decir de la ALCO 1006, locomotora diésel que está ahí durmiendo un extraño sueño y sorprendentemente intacta a pesar de  no existir ninguna vigilancia del recinto.

20160126_165034

El edificio de la estación conoció tiempos mejores, aunque lo que es su estructura está más o menos intacta. Su interior deja bastante que desear pues los “amigos del cobre” ya han pasado por aquí antes que yo para “reciclar” todo lo que fuera de interés. Navegando un poco por la web he encontrado un término incluso mejor que el reciclaje para todos estos personajes que se dedican al “reciclado”: Se les denomina recuperadores. Jerga de exploradores de abandonos supongo.

Sigue leyendo